ESCOLIOSIS CONGENITA

Escoliosis Congenita

Raphaël Dumas1, Jean-Paul Steib2 1 Laboratoire de Biomécanique, ENSAM, Paris, France 2 Hôpitaux Universitaires de Strasbourg, France

Historia de Técnicas Quirúrgicas por Via Posterior en Escoliosis

El concepto de fusión espinal posterior como una técnica de estabilización para la columna vertebral deformada aparece a principios de 1900. Los procedimientos de injerto óseo auto colocados dentro de los procesos espinosos divididos fueron reportados por Albee (1) en 1911 con injerto óseo de tibia y por DeQuervain y Hoessly (9) en 1917 con injerto óseo de escápula. La aplicación de la fusión espinal a la escoliosis se realizó en 1914 por Hibbs (15). Utilizó la tracción pélvico-pélvica para obtener corrección y reposo en cama de 6 a 12 meses, usando un yeso post-operatorio.
Desde los años 30, la corrección del molde asociada a la fusión espinal fue ampliamente utilizada y las mejoras en la fusión y el lanzamiento aparecieron en los años 50. En 1953, Risser bien conocido por su signo de apófisis ilíaca (26) (crecimiento vertebral), desarrolló el molde localizador (25) para la deambulación postoperatoria. Los mismos principios mecánicos se aplicaron en la abrazadera de Milwaukee. Esta llave fue inicialmente diseñada en 1958 por Blount y Schmidt (3) para la inmovilización postoperatoria, pero se utiliza generalmente para la corrección no operativa. En 1958, Moe (21) describió su técnica de fusión de faceta para reducir la tasa de pseudoartrosis y aconsejó usar radiografías de flexión lateral para medir la flexibilidad de la curva lumbar. Esto completó la medición de Cobb de la magnitud de la curva (5) en las películas de rayos X frontales descritas en 1948.

Ya en 1910, Lange (17) usó barras de acero unidas a los procesos espinosos por alambres en el tratamiento de la cifosis de la tuberculosis y la columna vertebral espondilolítica. Este procedimiento fue difundido por Wilson usando placas dobles (6) a ambos lados de los procesos espinales. Pero la primera generación de fijación interna capaz de dar una corrección nació en 1962 con el sistema de Harrington (13). Fue influenciado por el trabajo de Allan (2), informando en 1955, un dispositivo de expansión colocado entre los procesos transversales. Los mismos principios se combinaron con resortes sujetos a los  procesos transversales del lado convexo  o costillas, según lo informado por Gruca (12) en 1958 (figura 1).
La visión de Harrington era un "sistema de corrección dinámico", imaginado al principio sin fusión espinal adicional. La fijación proporcionó un buen estabilidad, pero rápidamente la necesidad de la fusión y la inmovilización del yeso se hizo esencial. La corrección frontal bastante buena dada por esta técnica fue después confrontada con el mal efecto del plano sagital conocido hoy como "síndrome flatback" (18) (figura 2). Durante los años setenta y principios de los ochenta, esta técnica de barra de distracción cóncava fue ampliamente utilizada y modificada para mejorar la estabilidad y el efecto correctivo, incluyendo una varilla de compresión convexa descrita por Harrington (14) en 1973, un dispositivo de tracción transversal ) Investigado por Cotrel, en 1973, y varilla y ganchos de extremo cuadrado modificados por Moe (22), en 1980. El último constructo modificado por Harrington fue imaginado por Armstrong, su sistema de doble varilla (27) con distracción cóncava y convexa (figura 3). ).
En el mismo período, Moe también desarrolló tracción halo-femoral para la corrección de curvas severas. Vauzelle y Stagnara (30) investigaron, en 1973, la prueba de despertar intraoperatoria para monitorizar la función de la médula espinal y los potenciales evocados somatosensoriales (23). La recuperación intraoperatoria de la sangre también se introdujo en la cirugía de la columna vertebral (10) a finales de la década de 1970 (antepasado de la célula real). La primera fijación espinal multi-segmentaria y bilateral apareció el 25 de abril de 1963 con la técnica de placa de Roy-Camille (28), utilizada por primera vez en un caso de Fractura espinal previamente operada por laminectomía. Laminae desaparecido, propuso el primer tornillo pedicular. La segunda generación de instrumentación multisectorial, fue iniciada en escoliosis por Resina (24) y promovida, a mediados de 1970, por Luque (20). Esta técnica de traducción utilizando alambres sublaminar y varillas precontornadas fue lo suficientemente fuerte para evitar la inmovilización post-operatoria. Estas dos técnicas multisegmentales introdujeron el principio de la corrección de dos planos mientras se mantenían o mejoraban las curvaturas del plano sagital (4).
El 21 de enero de 1983, Cotrel y Dubousset (7) (8) pusieron su revolucionaria instrumentación con ganchos abiertos. Giraron por primera vez la varilla cóncava para medializar el ápex y restaurar un perfil fisiológico. La idea original  Fue diseñar una nueva instrumentación con dos varillas y muchos ganchos, lo suficientemente fuertes para evitar cualquier aparato postoperatorio. En esta tercera generación de instrumentación, incluyeron el dispositivo para la tracción transversal (TDT) y los implantes abiertos introducidos. La técnica de desviación de varillas corresponde al primer intento de corrección tridimensional (figura 5). Con el seguimiento y la experiencia de muchos casos operados en todo el mundo, la mayoría de los investigadores informó en la literatura (11) (19) corrección limitada en el plano axial.

Desde los años 90, se ha desarrollado la cuarta generación de instrumentación segmentaria. Estos sistemas consisten en múltiples ganchos / tornillos y barra sólida y se ocupan de diferentes técnicas quirúrgicas: compresión-distracción, traducción, rotación de la barra y contorno in-situ.
La técnica de contorno in situ fue desarrollada por Jackson (16) a finales de los años ochenta para corregir la pérdida de lordosis en las fracturas lumbares. Los mismos principios se adaptaron a la escoliosis (29) y la corrección se obtiene directamente sobre la varilla maleable mediante maniobras de flexión en los diferentes planos (figura 6). Actualmente, los conceptos de Signo Risser, ángulo Cobb y flexión lateral se aplican regularmente en el diagnóstico de escoliosis , Para decidir si se debe adoptar tratamiento de refuerzo o corrección quirúrgica. La prueba de reactivación intraoperatoria, el ahorro de células y los potenciales evocados se utilizan regularmente en la sala de operaciones. La instrumentación moderna incluye ganchos y tornillos abiertos, varillas bilaterales y dispositivos para enlaces transversales. Se asocian a la fusión espinal ya diferentes técnicas quirúrgicas para la reducción: compresión-distracción, traslación, rotación de la barra y contorno in situ.

Bibliography
1 Albee F. Transplantation of a portion of the tibia into the spine for Pottis disease: a preliminary report. JAMA, 1911; 57:885-886
2 Allan FG. Scoliosis operative correction of fixed curves. J Bone Joint Surg [Br], 1955; 37B: 92-96
3 Blount WP., Schmidt AC., Keever ED. and Leonard ET. The Milwaukee brace in the operative treatment of scoliosis. J Bone Joint Surg [Am], 1958; 40: 511-525
4 Bradford DS, Blatt JM, Rasp FL. Surgical management of severe thoracic lordosis. A new technique to restore normal kyphosis. Spine, 1983; 8(4):420428
5 Cobb JR. Technique for study of scoliosis. American Academy of Orthopedic Surgeons Instructional Course Lecture, 1948; 5: 261-275
6 Cobey MC. The value of Wilson plate in spinal fusion. Clin Orthop, 1971; 76: 138-140
7 Cotrel Y. and Dubousset J. Nouvelle technique d’ostheosynthese rachidienne segmentaire par voie posterieure. Revue de Chirurgie Orthopédique, 1984;70: 489-494
8 Cotrel Y., Dubousset J. and Guillaumat M. A new universal instrumentation in spinal surgery. Clin Orthop, 1988; 227: 10-23
9 DeQuervain F. and Hoessly H. Operative immobilization of the spine. Surg Gync Obs, 1917; 24: 428-436
10 Csencsitz TA. and Flynn JC. Intraoperative blood salvage in spinal deformity surgery in children. J Fla Med Assoc, 1979; 66: 39-41
11 Gray JM., Smith B., Ashley RK., LaGrone MO. And Mal J. Derotational analysis of CotrelDubousset instrumentation in idiopathic scoliosis. Spine; 16 (8S): 391-393
12 Gruca A. The pathogenesis and treatment of idiopathic scoliosis. J Bone Joint Surg,1958; 40A(3):570-584
13 Harrington PR. Treatment of scoliosis. Correction and internal fixation by spinal instrumentation. J Bone Joint Surg [Am], 1962; 44: 591-610
14 Harrington PR. and Dickson SH. An eleven year clinical investigation of Harrington instrumentation. A preliminary report of 578 cases. Clin Orthop, 1973; 93:113-130
15 Hibbs RA. A report of fifty-nine cases of scoliosis treated by fusion operation. J Bone Joint Surg,1924; 6(1):3-19
16 Jackson R. P., Jackson sacral fixation and contouring spinal correction techniques. In “Lombosacral and spinopelvic fixation” Lippincott-Raven Publishers, Philadelphia, 1996, 357-379
17 Lange F. Support for the spondylolytic spine by means of buried steel bars attached to the vertebrae. Am J Orth Surg, 1910; 8: 344-351
18 Lagrone MO, Bradford DS, Moe JH, Lonstein JE, Winter RB, Ogilvie JW. Treatment of symptomatic flatback after spinal fusion. J Bone Joint Surg [Am], 1988; 70(4):569-580.
19 Lenke LG, Bridwell KH, Baldus C, Blanke K. Analysis of pulmonary function and axis rotation in adolescent and young adult idiopathic scoliosis patients treated with Cotrel-Dubousset instrumentation. J Spinal Disord, 1992; 5(1): 16-25.
20 Luque ER. Segmental spinal instrumentation for correction scoliosis. Clin Orthop, 1982; 163:192-198
21 Moe JH. A critical analysis of method of fusion for scoliosis: an evaluation of two hundred and sixty six patients. J Bone Joint Surg, 1958; 40: 529-554
22 Moe JH. Modern concepts of treatment of spinal deformities in children and adults. Clin Orthop, 1980; 150:137-153
23 Nash CL Jr., Loring RA., Schatzinger LA. and brown RH. Spinal cord monitoring during operative treatment of the spine. Clin Orthop, 1977; 126: 100-105
24 Resina J. and Alves AF. A technique of correction and internal fixation for scoliosis. J Bone Joint Surg [Br], 1977; 59(2): 159-165
25 Risser JC., Lauder CH., Norquist DM. and Cruis WA. Three types of body casts. American Academy of Orthopedic Surgeons Instructional Course Lecture, 1953; 10: 131-142
26 Risser JC. The iliac apophysis: an invaluable sign in the management of scoliosis. Clin Orthop, 1958; 11:111-119
27 Romana C. Michel CR. Dimnet J. Berard J. and Caton J. Le montage Armstrong dans la chirurgie de la scoliose. Etude clinique, biomécanique et tridimensionnelle. Rev Chir Orthop, 1985 ; 71 :111-118
28 Roy-Camille R. and Petchot P. Le traitement des traumatismes du rachis dorsal et lombaire par plaques posterieures vissées dans les pédicules. Acta Orth Belg,1991; 57 (sup I): 184-190
29 Steib JP., Averous C. and Lang G. Traitement chirurgicaux des scolioses par deux techniques de correction différentes. Presented at the Groupe d’Etude de la Scoliose 26th Annual Meeting Dijon France, March 1995
30 Vauzelle C., Stagnara P. and Jouvinroux P. Functional monitoring of spinal cord activity during spinal surgery. J Bone Joint Surg, 1973; 55: 441
31 Wolf AW., Brown JC., Bonnett CA., Nordwall A. and Sanderson R. Transverse traction in the treatment of scoliosis. A preliminary report. Spine 1981;6(2) : 134-138

Pin It