HISTORIA DESTACADOS

Raymond Roy-Camille nació en 1927 en la isla de Martinica. Pasó sus años escolares en Martinica luego se trasladó a París y asistió a la Facultad de Medicina inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial.

The contribution of Raymond Roy-Camille to spine surgery

ARTICLE BY CHRISTIAN MAZEL, MD

Después de haber completado brillantemente su internado en cirugía general profundamente influenciado por Lucien Léger, un cirujano gastroenterólogo, vaciló durante un tiempo entre la cirugía gastroenterológica y la ortopedia.    Eventualmente optó por esta especialidad y se convirtió en el asistente de Robert Judet. En su unidad, conoció a Emile Letournel. Cada uno de ellos se especializó en un campo específico de la ortopedia: Raymond Roy-Camille se dirigió a la cirugía de columna, mientras que Emile Letournel desarrolló un interés específico en el tratamiento de lesiones pélvicas.   Sin embargo, ambos habían sido entrenados como ortopedistas.  Trabajó durante muchos años (de 1959 a 1971) en el Hospital Raymond Poincaré de Garches como asistente de Robert Judet. Durante este período, fue nombrado profesor universitario y consultor en cirugía ortopédica en el Hospital Poissy (de 1971 a 1976).  En 1976, se convirtió en Consultor del Hospital Pitié Salpetrière, donde permaneció hasta 1994, cuando se retiró.   Murió en agosto de 1994, once meses después de haberse jubilado.


La entrada de Raymond Roy-Camille a la cirugía de columna vertebral es amplia y extensa y cubre todos los aspectos de este campo. Pasaremos sucesivamente por su papel en la descripción de lesiones patológicas, la introducción de técnicas quirúrgicas o incluso el desarrollo de diversas instrumentaciones espinales.   Sus áreas de énfasis incluyeron columna cervical, torácica y lumbar.
En la primera sección, veremos su contribución al manejo de las lesiones de la columna cervical. Esta contribución es doble: • consiste en la descripción de dos lesiones patológicas • y en el desarrollo de una fijación posterior de la columna cervical.

Fractura-separación de masa articular Es un tipo particular de fractura que resulta en una masa lateral flotante. La primera línea de fractura recorre el pedículo del vértebra y la segunda se localiza al nivel de la lámina contralateral o en el mismo lado de la columna vertebral. La descripción inicial de esta lesión sólo se basó en el examen de radiografías estándar y tomografías, ya que la tomografía computarizada no estaba disponible en ese momento. La horizontalización de la masa lateral sólo se observó con la tomografía. Al mismo tiempo, describió el tratamiento quirúrgico de esta lesión utilizando la placa "azulejo" inicialmente ideada por Robert Judet para la reparación de fracturas de facetas articulares.
Esguince severo (o subluxación) de la columna cervical Fue descrito simultáneamente por Raymond Roy-Camille y por J W. Fielding en los Estados Unidos. Un inicio insidioso es característico de esta lesión inusual. Es causada por una lesión hiperflexión o hiper extensión (latigazo). Poco a poco, a medida que se desarrolla, se produce deformidad cifótica, como consecuencia de la ruptura traumática del disco intervertebral y los ligamentos. Se denomina grave, ya que implica daño de los tejidos blandos de la columna media, que la lesión no se cura espontáneamente. El desarrollo progresivo de la cifosis local puede resultar en ser pasado por alto y ser severo.
Raymond Roy-Camille enfatizó la importancia de advertir los síntomas que pueden ser indicativos de un esguince severo: interespinoso ancho, disrupciones de facetas de más del 50% y la presencia de un desplazamiento del cuerpo vertebral (listesis) en relación con la vértebra supra adyacente. Vale la pena señalar la relevancia de las vistas dinámicas iniciales que permiten detectar estos signos de advertencia tan pronto como 10 días después de que el espasmo muscular haya disminuido.

A nivel de la columna cervical, la segunda contribución de Raymond Roy-Camille es la descripción de un dispositivo específico de osteosíntesis. Esta instrumentación fue inspirada directamente por el profesor Robert Judet que había estado entrenando a Raymond Roy-Camille durante muchos años. Esta técnica de fijación se basa en el uso de placas de masa lateral. Raymond Roy-Camille contribuyó a la descripción exacta y específica no sólo de los hitos anatómicos, sino también de la técnica quirúrgica que permite la inserción de tornillos a nivel de las masas articulares. Esta técnica que había sido ampliamente criticada por la  asociación  a el riesgo potencial de daño neurológico o vascular es ahora rutinariamente utilizado por todos los cirujanos. Fue modificado por algunos autores (Magërl, Han), pero el método original de colocación del tornillo a través de ambos cortices de la masa articular es más o menos similar a la técnica actual. Ha pasado la prueba del tiempo y su eficacia ya no está en duda.
De la misma manera que había ideado una técnica para la fijación de tornillos de masa lateral, Raymond Roy-Camille desarrolló un sistema específico de ostheosíntesis. Consiste en un conjunto de placas de longitud variable (de 2 a 5 vértebras). Estas placas están perforadas con agujeros separados por 13mm. En la mayoría de los casos, esta distancia corresponde a la anchura media del espacio articular que permite alcanzar la fijación en 2, 3 o incluso 4 niveles. Para una fijación más larga, esta placa con orificios fijos se asocia con un cierto número de dificultades de colocación que justificaron durante años el desarrollo de técnicas alternativas utilizando orificios oblicuos o barras deslizantes y conectores fijados a los tornillos insertados en la masa lateral.
Junto con la primera descripción de este sistema de osteosíntesis, Raymond Roy Camille proporcionó de inmediato un cierto número de directrices que siguen siendo válidas hoy en día. Así, subrayó la relevancia de un enfoque posterior, pero también la importancia de la simetría de los constructos en relación con la altura y la implantación en el lado izquierdo o derecho. La filosofía del tratamiento quirúrgico de las lesiones medulares con el abordaje posterior es uno de los principales principios defendidos por Raymond Roy-Camille.

El abordaje posterior permite realizar una reducción de dislocaciones y dislocaciones de fractura de los procesos articulares y por lo tanto la reconstrucción anatómica de los dos pilares posteriores. La eficiencia mecánica de estas construcciones con placas atornilladas hace posible en la mayoría de los casos evitar una aproximación anterior adicional. La principal crítica dirigida a este método es el riesgo de un fragmento de disco secuestrado o extruido pasado por alto durante la evaluación preoperatoria. En hechos reales, este riesgo ha demostrado ser poco frecuente.
La amplia disponibilidad de equipos de RM que permiten detectar una lesión de disco asociada ha establecido la relevancia de esta técnica de fijación posterior.

De la misma manera, Raymond Roy-Camille describió y estableció los principios para utilizar la placa "azulejo" introducida por Robert Judet. La placa permite una artroplastia de facetas adecuada. Había sido diseñado específicamente para este propósito. En realidad, cuando se utiliza con este objetivo, ha demostrado ser de poca eficacia, causando dolor y con un riesgo potencial de inestabilidad debido a lesiones asociadas de tejidos blandos. Por estas razones, Raymond Roy-Camille inventó un dispositivo conocido como "percha" (portemanteau) construir una placa de "azulejo" se mantiene en su sitio mediante una placa estándar que captura el proceso articular inferior o superior en un efecto de pinza. Esta técnica logra una reconstrucción anatómica adecuada de las facetas articulares. Este dispositivo de osteosíntesis permite el tratamiento de estas condiciones espinales inestables mediante un abordaje posterior.
Raymond Roy-Camille también proporcionó una descripción completa de una técnica de osteosíntesis y fijación aplicada a la columna occipitocervical. Una vez que había perfeccionado una técnica de fijación eficaz para la columna cervical con alta calidad mecánica, el siguiente paso lógico era para él extender la fijación al nivel occipital. Se desarrollaron dos placas específicas que permitían una fijación occipitocervical C4 o C5. El posicionamiento de la cabeza en relación con la columna cervical es uno de los puntos clave de esta técnica.
La calidad mecánica de la fijación es crucial. De hecho, la importancia del brazo de palanca relacionado con el peso de la cabeza justifica fortalecer la porción mediana de la placa. En segundo lugar es la necesidad de un posicionamiento preciso del eje de la cabeza en relación con la columna vertebral, evitando sobre todo la hiperflexión, ya que puede causar disfagias graves. Después de varios ensayos, llegó a la conclusión de que una angulación de 105 ° era la mejor para este posicionamiento. Personalmente, sigo manteniendo placas occipitocervicales en mi conjunto de osteosíntesis ya que pueden servir como plantillas para determinar con precisión la mejor angulación al colocar la construcción.

También hay que subrayar el papel de Raymond Roy-Camille en la difusión de la técnica de fijación de tornillos pediculares C2. La descripción de la osteosíntesis y la técnica de fijación del pedículo C2 fue proporcionada por Robert Judet antes de 1960 en el tratamiento de fracturas pediculares de C2. Él era el primer para abogar cirugía mientras que la mayoría de los autores del tiempo recomendaría el tratamiento ortopédico. Fue Raymond Roy-Camille quien popularizó este método con una descripciòn precisa de la Tècnica  de  perforaciòn del pediculo de C2 . En primer lugar, la membrana atlantoaxial se retrae con una espátula, entonces se debe lograr una vista clara del borde interno superior del pedículo en su parte superior y medial para determinar el punto de perforación de entrada situado en el cuadrante inferior-lateral de un círculo colocado Frente a la masa articular. Merece la pena destacar el rápido desarrollo de este método de fijación que es ampliamente utilizado hoy en día. Las propiedades mecánicas de este sistema de osteosíntesis son excepcionales.

En el tratamiento de las fracturas odontóides, ha producido una clasificación basada en la orientación de la línea de fractura (fractura oblicua anterior inclinada hacia abajo y hacia delante: OBAV, fractura oblicua posterior inclinada hacia abajo y hacia atrás: OBAR y horizontal). Esta clasificación no obtuvo el reconocimiento que merecía en comparación con los desarrollados por otros autores notablemente anglosajones. Tiene la virtud de mostrar la naturaleza inestable de las fracturas de OBAV como resultado de su tendencia a la pendiente hacia adelante que es, según Böhler, una contraindicación a un tornillo anterior. Para estas fracturas, ha desarrollado un espaciador de polietileno que se coloca entre los arcos C1 y C2 y se combina con el cableado. Este modo de fijación evita el bloqueo permanente de esta articulación esencial. Una vez que se establece la fractura, la recuperación del movimiento se puede lograr con la eliminación del espaciador.

Fijación de los pedículos y osteosíntesis de la columna torácica y lumbar

Es la contribución más conocida y más significativa de Raymond RoyCamille a la cirugía de la columna vertebral.  Una descripción de los primeros tornillos pediculares se había publicado varios años antes Raymond Roy-Camille pensó en el desarrollo y las directrices de este tipo de instrumentación. Sin embargo, se debe poner gran énfasis en el hecho de que aunque un autor publicó un caso de fijación de tornillos pediculares, no proporcionó ninguna guía o incluso utilizó esta nueva técnica por sí mismo.
En mi opinión, Raymond Roy-Camille, por lo tanto, merece todo el crédito por la fijación de pedículos y debemos olvidarnos de los precursores que no aprovecharon su descubrimiento.  En 1961, Raymond Roy-Camille realizó una cirugía en un paciente parapléjico con una lesión medular toracolumbar muy inestable. Realizó una osteosíntesis con dos placas de Sherman combinadas con clips embotados. Una vez establecidos los puntos de referencia quirúrgicos, consiguió la inserción de los tornillos pediculares y, sobre todo, observó la calidad de esta fijación. Entendió el valor del pedículo vertebral en el tratamiento de las lesiones de la columna torácica y lumbar.


Por consiguiente, no descansaría hasta que se hubiese desarrollado y hubiera proporcionado una guía para usar el tornillo pedícular . Esta evolución tuvo dos direcciones principales: el desarrollo de una instrumentación especular específica y el mapeo con la descripción de los principales hitos del punto de entrada del pedículo.
En colaboración con su aprendiz, el Prof. Gérard Saillant, mapeó los pedículos torácicos y lumbares. Su trabajo se basó en esta cartografía incluyendo la determinación del diámetro y la longitud de los tornillos a utilizar. Este trabajo de cartografía fue utilizado de nuevo por muchos autores y reevaluado desde entonces. Sin embargo, los fundamentos son todavía confiables y sin cambios.

Simultáneamente a esta cartografía, R. RoyCamille perfeccionó una técnica de perforación pedicular basada en la determinación y la cuidadosa y precisa identificación del punto de entrada. Esta técnica de perforación es la misma para los niveles torácico y lumbar. La perforación se realiza utilizando una sierra oscilante de potencia atmosférica y una broca de 3,2 mm de diámetro. La orientación de la broca también se especifica cuidadosamente.
El primer paciente de Raymond Roy-Camille que fue operado con placas de Sherman. Se utilizaron tornillos pediculares y clips romos para estabilizar la columna altamente inestable en esta paciente parapléjico.  El pedículo es considerado como la parte más fuerte de la vértebra y se ha convertido en el punto de anclaje preferido para la fijación espinal.
El primer paso para identificar el pedículo vertebral es la cartografía de las vértebras de la columna torácica o lumbar.  Hechos anatómicos para la colocación de los tornillos del pedículo torácico como se muestra en la Academia Americana de cirujanos ortopédicos exposición en 1987.    La orientación de la perforación es perpendicular al arco posterior de la vértebra y adaptable a la curvatura espinal en el plano sagital.

Roy Camille defendió una perforación directa, perpendicular al arco posterior y paralela al proceso espinoso. Por lo tanto, el punto de entrada descrito es muy específico para esta perforación. Durante muchos años, contribuyó a la mejora y enseñanza de esta técnica. Dirigió numerosos talleres alrededor del mundo y realizó la demostración del valor de este método de fijación.
Durante mucho tiempo, tuvo la impresión de declinar en lo momentos de vientos desfavorables  pues  èl,  Estaba siendo objeto de duras críticas o incluso de oprobio. No obstante, fue invitado como orador invitado a la AAOS (Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos). Vale la pena señalar que la historia le ha demostrado que es correcto y que nadie cuestiona el valor y la eficacia de la fijación del tornillo pedículo para el nivel torácico o lumbar.
Además del desarrollo de la fijación de los tornillos pediculares y sus directrices, ideó una gama de instrumentos que incluyen un conjunto de placas de osteosíntesis dedicadas a la columna torácica y toracolumbar. Estas placas tienen dos características principales: los orificios están separados por 13 mm y las placas tienen una forma pre-moldeada para adaptarse a la curvatura sagital espinal. La distancia de 13 mm entre los ejes se apoya en los resultados del estudio anatómico realizado por G. Saillant. El espacio interpedicular medio observado a nivel torácico y lumbar es de 26mm.

Por lo tanto, un tornillo pedícular  debe ser insertado en cada  agujero, el agujero intermedio se utiliza para la colocación de un tornillo  corto  intra-articular.   Las placas están premoldeadas para respetar tanto la lordosis como la cifosis a nivel de la unión toraco-lumbar, que es el sitio de predilección de lesiones traumáticas. La maleabilidad de vitallium o acero inoxidable utilizado para placas proporciona un ajuste más preciso de las curvaturas preoperatoriamente. Por lo tanto, son adecuados tanto a nivel torácico como lumbar. Las placas de osteosíntesis son la opción de tratamiento predominante para las fracturas toracolumbares.
R. Roy-Camille no tardó mucho en abordar el problema del constructo necesariamente extendido para lograr una reducción significativa de la deformidad local resultante de la fractura y asegurar una construcción sólida que resistiría la prueba del tiempo. Él ha proporcionado las pautas para los diversos tipos de constructos que hacen una diferenciación entre las construcciones largas que implican 5 vértebras y la fijación corta de 3 vértebras. Es perfectamente consciente de que una fijación de los niveles no patológicos sería inútil, pero también que un brazo de palanca significativo es necesario para lograr una reducción mejorada en caso de deformidad severa Inicialmente, se utilizaron placas de osteosíntesis y tornillos pediculares en el tratamiento de lesiones traumáticas. Raymond Roy-Camille pronto se dio cuenta del valor del uso de la osteosíntesis en otras dos enfermedades: enfermedad degenerativa de la columna lumbar y metástasis.
Como consecuencia, Raymond Roy-Camille mejoró significativamente el tratamiento de lesiones degenerativas lumbares con la introducción de injerto instrumentado.   Todos los autores presentaron una tasa de pseudoartrosis entre 20 y 40% durante muchos años. Una de las razones tradicionales para soportar estas altas tasas es que no todas las pseudoartrosis son dolorosas. Sin embargo, lo que es sorprendente es que estos resultados pobres se pueden lograr teniendo en cuenta que la decisión inicial fue realizar artrodesis. El fracaso en la consolidación del injerto no puede considerarse un resultado satisfactorio, incluso si el paciente está en buenas condiciones. Al ser mucho más pragmático, Raymond Roy-Camille pensó que estos pobres resultados eran inaceptables y defendió fuertemente el injerto instrumentado para lograr tasas de consolidación del injerto mucho mayores que estos 60 o 70%. El uso de la osteosíntesis en la artrodesis demostró ser un cambio mensurable en la práctica de la cirugía de la columna vertebral para las enfermedades degenerativas. Con este objetivo, desarrolló placas de fijación lumbosacra específicas.
La fijación sacral se obtiene colocando un tornillo en el pedículo S1 y dos tornillos oblicuos laterales al ala sacro. Mediante el uso de tornillos múltiples, esta técnica de fijación lumbosacra con la colocación de 3 tornillos insertados a la derecha y 3 tornillos a la izquierda evita el "efecto parabrisas" observado en caso de colocación de un solo tornillo en el sacro . Los dos tornillos oblicuos son cortos y tienen un efecto estabilizador por sus diferentes sitios de colocación. Esta es una ventaja valiosa ya que permite lograr una fijación excelente. Además, está comprobado que el hilo de rosca no debe pasar a través de la articulación sacroilíaca para evitar causar dolor intenso. Habiendo desarrollado una técnica eficaz de fijación sacra, una de sus aplicaciones esperadas es el tratamiento de la espondilolistesis istmica de bajo grado y alto grado. Esta es la razón por la que R. Roy-Camille   se esforzó no sólo por diseñar un método eficaz de fijación, sino también para proporcionar una guía completa sobre la técnica para la reducción de la espondilolistesis de alto grado mediante el abordaje posterior. De hecho, se han descrito muchas técnicas para la reducción de la espondilolistesis istmica de alto grado, ya sean técnicas de abordaje anterior o posterior, o incluso un enfoque combinado.


Es él quien detalla la técnica que permite la reducción de la listesis levantando las vértebras en una etapa a través de una aproximación posterior.   Con este objetivo, describió placas de osteosíntesis lumbosacra y tornillos pediculares de doble rosca. Primero, las placas se fijan al sacro creando un efecto sacacorchos.   Se insertan dos tornillos roscados en la vértebra deslizante (e), luego mediante un apriete alternativo de tuercas en los tornillos de doble rosca, levante gradualmente las vértebras hasta las placas.   Una de las claves para el éxito de la reducción es realizar una distracción intervertebral en el nivel del deslizamiento utilizando pinzas de distracción. Esta distracción resulta en  la restauración del espacio requerido para que la vértebra resbalada vuelva a su posición original y así realineando la columna vertebral. Este efecto de distracción es crucial para la reducción del desplazamiento. Esta técnica que había sido controvertida durante mucho tiempo, ha ganado la aclamación general y ahora se utiliza rutinariamente.
La última etapa de esta cirugía consiste en un injerto posterolateral, lo que nos da la oportunidad de enfatizar la técnica de injerto óseo. A lo largo de su carrera quirúrgica, Raymond Roy-Camille abogó por el uso del hueso ilíaco esponjoso en lugar del hueso local. Estaba convencido de que la calidad del hueso ilíaco esponjoso era mucho mejor que la cosechada del hueso local durante la laminectomía. La combinación de este injerto óseo ilíaco con instrumentación sistemática explica la alta tasa de consolidación de sus artrodesis.
Sus mejoras técnicas no se limitan a la osteosíntesis, su técnica de laminectomía descompresiva es especialmente innovadora y relevante. La laminectomía se realiza con una sierra oscilante que permite la resección a través del espesor total de las láminas hasta que se alcanza el canal espinal. Esta técnica puede parecer desalentadora teniendo en cuenta el riesgo de posibles lesiones durales, pero en realidad resulta muy útil en la práctica diaria. Evita el debilitamiento del istmo observado con una resección demasiado grande. Logra una línea de resección clara y precisa que sirve de guía durante el procedimiento de laminectomía. Por otra parte, es extremadamente ahorro de tiempo y eficaz. Puede realizarse a nivel cervical, torácico o lumbar en todas las patologías, especialmente tumores. Debe entenderse que en el tratamiento del canal lumbar estrecho, la laminectomía es sólo la primera etapa de descompresión que siempre se combina con un abordaje quirúrgico oblicuo para  descompresión bilateral foraminal. Por regla general, casi nunca es necesario realizar una artroctomía. El uso de la sierra oscilante con elevación de temperatura local tiene la ventaja de reducir el nuevo crecimiento del hueso local.
Simultáneamente con el desarrollo de la instrumentación para la artrodesis lumbosacra, introdujo un tratamiento quirúrgico y la estabilización de las metástasis espinales. En aquellos días, la cirugía de metástasis se redujo a la laminectomía descompresiva, muy amplia en muchos casos, o incluso demasiado grande en detrimento de las masas articulares, resultando en una inestabilidad postoperatoria significativa y eventualmente lograr resultados pobres. Los pacientes que fueron sometidos a descompresión no necesariamente fueron parapléjicos, pero sufrían de inestabilidad, dolor o incluso discapacidad. Raymond Roy-Camille comprendió el beneficio de la preservación o reconstrucción de las estructuras anatómicas posterior y anterior. Esta necesidad ha sido expuesta por René Louis en su tratado de biomecánica espinal donde destacó la importancia de las 3 columnas. Esto muestra el valor de la reconstrucción de las dos columnas posteriores con instrumentación de tornillo pedículo.

El manejo de las metástasis se potenció mediante este enfoque terapéutico combinando laminectomía descompresiva y osteosíntesis con placas atornilladas. Las indicaciones se extendieron a lesiones que no son neurológicas sin embargo antes de la aparición de síntomas de deficiencia asociados con un mal pronóstico. Esta cirugía se utiliza ahora rutinariamente y es una de las principales contribuciones de Raymond Roy-Camille.
Para concluir, queremos insistir en el papel clave desempeñado por Raymond Roy-Camille en la descripción de la técnica para las vertebrectomías torácicas totales. Simultáneamente con Bertil Steiner, describió una técnica para la vertebrectomía torácica total en bloque. Este procedimiento quirúrgico se realiza exclusivamente mediante un abordaje posterior.
Utilizamos un enfoque mediano seguido de un acercamiento extenso a las costillas adyacentes a la vértebra a ser resecada.  La resecciòn de la parte posterior del arco costal permite comprobar el mediastino posterior a través de la disección con el dedo romo de las estructuras nobles del mediastino posterior.

La disección se realiza a través del plano avascular que permite visualizar toda la cara anterior del cuerpo vertebral. El aislamiento de las estructuras delicadas  (aorta, œsofago, vena cava) después de la disección evita causar lesiones a estas estructuras al realizar la vertebrectomía. Una vez realizada la etapa quirúrgica en el mediastino posterior y las estructuras del mediastino posterior protegidas con retractores maleables, se identifican los niveles de resección mediante la localización de los discos adyacentes a la vértebra afectada por el tumor. La sección vertebral se realiza con una sierra de Gigli, de anterior a posterior, comenzando en el ligamento longitudinal anterior y terminando en el ligamento longitudinal posterior.

En la técnica inicial, Raymond Roy Camille abogó por terminar la sección con la sierra Gigli a nivel del tercio posterior del cuerpo vertebral y completarla con un osteotomo.

Muy probablemente, extender la sección hasta alcanzar la duramadre no es realmente difícil de lograr y, por el contrario, resulta útil para la liberación vertebral. Esta técnica quirúrgica de resección en bloque del cuerpo vertebral fue ampliamente utilizada y completada por varios autores como Tomita y yo.   El profesor Tomita introdujo una resección fragmentaria del arco posterior con una sierra Gigli y he descrito la liberación quirúrgica preliminar del mediastino posterior bajo guía toracoscópica. En realidad, la disección resulta a veces difícil, o incluso imposible, de lograrla en el nivel del istmo de la aorta (T4), lo que, en mi opinión, justifica esta disección quirúrgica preliminar.
También vale la pena señalar que la mayoría de los autores utilizan la sierra Gigli hasta alcanzar el nivel del ligamento longitudinal posterior. La reconstrucción se asegura a través de varios sistemas de osteosíntesis, aunque el injerto óseo es una vez más crucial para garantizar la fiabilidad a largo plazo de la reconstruccion. Esta técnica de vertebrectomía se ha utilizado durante más de 30 años y produjo resultados muy impresionantes.
Raymond Roy-Camille también ha contribuido ampliamente al desarrollo y difusión de muchas técnicas, incluso si él no fue el primer cirujano en utilizarlas, ni su inventor.
Este es el caso del uso de la arteriografía de preembolización como requisito previo para ciertos procedimientos quirúrgicos. Hizo especial hincapié en el valor del preoperatorio Identificación de la arteria espinal y la relevancia de la embolización en algunos casos de tumores hipervasculares facilitando así significativamente el procedimiento quirúrgico. En otros casos, utilizó ensayos de oclusión con balón para obtener una evaluación funcional de las arterias vertebrales y determinar si prevalecieron antes de la cirugía de resección cervical.
Una de las principales creencias de Raymond RoyCamille fue la determinación de encontrar una solución a cualquier problema y uno de sus dichos favoritos fue:

"Donde hay voluntad hay un camino."

El Prof. Raymond Roy-Camille ha contribuido ampliamente al desarrollo de la cirugía de columna vertebral y dejo su legado en esta especialidad con un aporte esencial, a saber, la fijación de tornillo pedículo de la columna vertebral


ARTICLE BY CHRISTIAN MAZEL, MD

 

 

Pin It